sábado, 5 de mayo de 2018

EL SEXO, ¿CUÁNTAS VECES A LA SEMANA?


El sexo no se mide por cantidad sino por calidad. Por múltiples razones, las parejas tienden a mermar sus encuentros sexuales a lo largo del tiempo, especialmente por el estilo de vida que llevan. Por ello muchas personas se preguntarán: ¿existe una cantidad ideal de días para tener sexo?

Algunos especialistas se oponen a la idea de tener sexo en días fijos porque repercute negativamente en el deseo. Por ejemplo: "es viernes y hoy toca". Nadie se debe sentir presionado y, si fuera el caso, es conveniente comunicarlo a tu pareja. Las relaciones sexuales no se determinan por días sino por factores como el deseo y la excitación.

Las parejas son libres de amar y las cosas no se deben imponer, sólo dejar fluir el momento. Basta con dejarse llevar. Por ejemplo, si un día cualquiera sientes deseo, prepárate desde primera hora. Envíale mensajes provocativos, prepara una cena especial o haz algo distinto para tu pareja. ¡No te arrepentirás!

La frecuencia no es ninguna indicación de si existen o no problemas sexuales. Cada pareja posee un rango determinado. Son libres de elegir los días y cantidades. Sólo se deben dejar ir por el momento y las circunstancias, ningún otro factor. La frecuencia se pacta en pareja, de esta manera se satisfacen las necesidades de ambos y la relación será más estable.

La frecuencia sexual en la etapa de noviazgo o de pareja reciente, es dos o tres veces más alta de la que se tiene cuando la pareja se estabiliza. Al principio de la relación todo es un "experimento" porque no nos conocemos y nos deseamos con gran pasión. A medida que nos vamos conociendo íntimamente, el sexo mejora y se hace más frecuente, pero pasan los años y a veces, todo cambia.

Pero, ¿cuánto es lo normal? ¿Dónde está la norma? ¿Cuáles el criterio? ¿Los polvos que dicen echar mis amigos a la semana? ¿Lo que a mí me apetece? Al final tendemos a aceptar por normal lo que hace la media, la mayoría. Pero lo que haga la mayoría no implica que sea lo normal.

La normalidad es tener sexo tantas veces como te apetezca, incluso las personas que deciden no tener nunca relaciones sexuales o tenerlas muy frecuentemente también están teniendo un comportamiento normal. Tenemos derecho a tomar nuestras propias decisiones respecto a nuestra sexualidad.


11,8% desvela que ninguna vez (a la semana, claro)

A buenas y primeras, este "estatus" parecería ser el más sufrido de todos. El hecho de pensar que estas parejas no tienen ni una sola alegría en toda una semana, o sólo tienen una a lo largo de un mes, bien podría dar escozor. Sin vida sexual alguna, se está privando a la pareja de sensaciones y vivencias muy satisfactorias que son exclusivas del encuentro sexual. Y como si esto fuera poco, la "no-práctica" cotidiana comienza a convertirse en una especie de círculo vicioso y el solo hecho de pensar en sacarse la ropa y conectarse con el otro empieza a dar pereza. ¡Ni pensarlo!


41,65% de 1 a 2 veces por semana


Uno solito en siete días tal vez puede sonar a escaso pero oye, dependiendo del estado civil, también puede ser visto como un gran logro. No es lo mismo un encuentro carnal para quien tiene que salir a ligar que para quien tiene a su compañero sexual al alcance de la mano y en su propia casa. Si lo habitual es uno por semana, existe la inmensa presión de que al menos es único momento semanal tenga que ser para un ¡10 felicitado! Lo positivo es que si se trata de uno sólo por semana, ese momento guarda el sabor único y exquisito de aquello que se anhela con deseo y que por fin se logra.



23,42% de 2 a 3 veces por semana 

Aquí nos encontrarmos con el "estatus sexual" que bien podríamos denominar "ni tanto ni tan poco", pero que sin duda se trata de una aprobada y bien llevada performance semanal. Aquí lo positivo se vuelve todavía mejor cuando, después de un sábado y domingo con sendos encuentros carnales, aún se tiene la grata serenidad de que queda un tercero para "descorchar" durante la semana. También se pueden probar diferentes lugares (cocina, baño,dormitorio, ascensor, piscina, sobre la mesa del comedor...) sin miedo alguno. Las poses más complejas y los diferentes recorridos corporales también pueden ser experimentados sin la presión de tener que alcanzar el éxito al cien por cien.


23,13% más de 3 veces a la semana

Cuatro, cinco, seis, siete y hasta dos y tres veces por día. Toda frecuencia es posible en este "estatus sexual". Cierto es que, comprobadas científicamente como simples leyendas urbanas o mitos de dudosa calidad, las consecuencias de tener una importante actividad sexual son siempre altamente positivas. A saber: las relaciones sexuales ayudan a tener el pelo más brillantes, estimulan la circulación, ayudan a quemar calorías, funcionan como tranquilizantes, analgésicos y antihistamínicos naturales, alivian dolores de cabeza y pueden combatir el asma y la sinusitis, reducen la incidencia de dermatitis, granos e imperfecciones cutáneas, son generadoras de endorfinas, las cuales causan sensación de bienestar, mejoran la autoestima, permiten consolidar el amor en la pareja, preservan la función orgánica de los genitales, colaboran con el buen dormir, permiten regular el estrés y, como si todo lo anterior nombrado fuera poco, aseguran que también aumentan la expectativa de vida.

Pero también hay un lado negativo y muy peligroso; dormirse en los laureles creyendo que esta frenética actividad sexual es "lo más habitual del planeta" o "esto dura toda la vida" puede transformarse en un error sin vuelta atrás. 


¿Conclusión? Estar siempre listo y nunca dejar para mañana lo que puede hacerse hoy, así que ¡corre y aprovecha que son dos días!


(Artículo extraído de Dreamlove Magazine)

lunes, 30 de abril de 2018

EL UNIVERSO SWINGER Todo lo que siempre quisiste saber sobre el intercambio de parejas

En el mundo de hoy en día, las relaciones están cada vez más abiertas a probar nuevas experiencias y tendencias sexuales.

El universo swinger, es decir, el del intercambio de parejas (al que, por cierto, ellos se refieren como "ámbito liberal"), tiene un corto recorrido en España, donde nació como un nuevo movimiento entre intelectuales y artistas en los años 80. Pero llegar el último, a veces, tiene sus ventajas. "Los españoles todavía están dispuestos a experimentar", explica el usuario Benorman, webmanager de Wyylde, una red social para intercambio de parejas y tríos.


La ventaja del hambre española por experimentar frente a la sapiencia gala reside en que las experiencias de intercambio de parejas han terminado por convertirse en una práctica sistematizada en Francia. "Allí está más organizado y mucho más avanzado, cierto, pero ello le quita el morbo del juego. En España sí existe ese proceso naif de ir descubriendo cosas nuevas", explica un usuario anónimo, que se mueve en este mundo desde los 19 años.


COMO INICIARSE EN EL UNIVERSO SWINGER 

La comunicación, como ocurre en cualquier asunto de pareja, es lo primero. Hay que establecer bien los límites, "definir es limitar" decía Oscar Wilde, y no hacerlo de forma egoísta. "Creo que una de las mejores cosas de ser mujer swinger es el empoderamiento sexual que te otorga este universo. En la mayoría de parejas heterosexuales son las mujeres las que deciden, en cambio en parejas homosexuales suelen ser los dos. La forma perfecta para que funcione reside en que ambas partes tengan realmente claro que quieren hacerlo y que se conozcan a fondo. " Si sólo llevas un año con tu pareja, es difícil que puedas entrar en esta práctica de forma equilibrada". "Si en una pareja uno de los miembros no está de acuerdo completamente, no se recomienda que se fuerce a ello o que lo haga porque al otro le apetece. Formar parte del universo swinger es una decisión de dos, que debe ser consensuada y hablada con libertad. Coinciden en aclarar que el intercambio de parejas no funciona como fórmula para aclarar problemas en la pareja. El sexo es esencial en la vida de la pareja, pero no salvará una relación.

"Ir a un club liberal puede ser una opción, aunque hay muchos primerizos que tienen miedo de encontrarse a alguien conocido"   

En decenas de apps puedes abrirte un perfil e ir investigando las normas (porque las hay), las personas con las que interactúas y los vídeos que ahí se cuelgan. Sí; los usuarios pueden colgar sus vídeos exhibicionistas con total libertad y pueden verlos sin tener que pagar cuotas. Fernando, pareja de Daniela, da un consejo para los que quieran iniciarse. "Una vez tomada la decisión, ir a un club liberal puede ser una opción, aunque hay muchos primerizos que tienen miedo de encontrarse a alguien conocido. Por eso, para vencer la timidez y poder organizar una cita tranquilamente en casa, hay plataformas online o apps".

Si no tienes pareja, pero te pica el gusanillo, nada mejor que ir con tu follamigo/a. "Creo que esa es la relación perfecta para el intercambio de parejas", nos cuenta que hay muchas parejas infieles, es decir ambas partes tienen su pareja y se están poniendo los cuernos el uno al otro, que participan en estas prácticas. "Con tu amante haces cosas que no harías con tu pareja". Mientras que en los locales suele ser necesario ir en pareja, en las apps puedes entrar estando soltero. Pero mucha gente advierte que ha que conocer las normas: practicar sexo seguro, no obligar a la pareja a hacer algo que no quiere y respetar las fantasías sin juzgarlas.




¿QUÉ PUEDE APORTAR A MI RELACIÓN DE PAREJA?

En muchos casos contrastados ha sido, por decirlo así, muy liberador. Ha afianzado más la relación de pareja. "Entrar en este universo era inquietud latente en nosotros". Deciden compartir la idea, llevarla adelante y comprobar que satisfacía las expectativas, confiesa Daniela. En el fondo, el universo swinger es un escenario más de socialización; y el sexo con otras parejas, una herramienta para ello", explican los usuarios. "Conoces gente y descubres un mundo nuevo. La media de edad es de parejas de entre 30 y 40 años. Este perfil ya ha dejado atrás la época de salir de forma salvaje. En un local liberal, casi todos tienen tu edad. Puedes bailar, conocer gente, hacer amigos de diferentes horizontes... Es practicado por políticos, jueces, artistas, deportistas de élite, toreros... Gente que en tu vida social normalmente no conocerías. Es una forma de salir de tu burbuja", asegura un usuario anónimo, que alega que el intercambio de parejas aporta emociones nuevas, algo ideal en parejas que llevan mucho tiempo juntas y que han perdido la magia de la sorpresa.



EL "DRESS CODE", LOCALES Y NIVELES DE ENCUENTROS

No sólo en las bodas y en las fiestas se imponen normas de vestuario. En el mundo swinger, contra lo que cabía esperar, no todo son bodies de encaje rojo y fustas.

En Alemania prima el dress code fetichista. "Lo maravilloso del fetish es que todavía existen códigos y normas. Hay protocolos que no existen ya en el universo swinger. Ahora el charcutero puede jugar con el abogado", dice un usuario. En Francia se apuesta por la elegancia y el glamour. Jamás veremos a nadie en vaqueros. Las mujeres llevan ceñidos minivestidos de marca y tacones vertiginosos. En España los looks son más relajados y casuales. "Hay de todo, pero podrás ver a mujeres en vaqueros."

El primer nivel para iniciarse en el intercambio de parejas comienza en los locales, a los que se puede ir simplemente a observar. No hace falta actuar la primera vez. De hecho, hay parejas que necesitan muchas visitas para atreverse.

En el segundo nivel entran en juego las fiestas privadas. Hay fiestas en las que solo se invita a los más experimentados. Las páginas son importantes para conseguir que te inviten: cualquier perfil puede ser organizador de fiestas. Hay un proceso: se chatea, el organizador analiza tu perfil (en el que hay fotos, se indica lo que se busca exactamente y se señala el grado de experiencia) y decide si invitarte. Otra vía es conocer a una pareja o a una persona que te recomiende al organizador. O te apadrinan, o entras directamente invitado por el encargado de organizar fiestas.


Ahora que ya sabes más sobre el mundo swinger... ¿TE ATREVES A PROBARLO?


(Artículo extraído de Dreamlove Magazine)


lunes, 18 de septiembre de 2017

SALUD SEXUAL, ¿MITO O REALIDAD?

Durante los últimos años,  ha habido una gran transformación en el sector de los productos eróticos y fruto de ello, muchas más personas se acercan a las tiendas eróticas o bien buscan por internet productos eróticos relacionados con la salud sexual.

Este cambio que, últimamente ha sido cada vez más radical, también es fruto de la intervención de las marcas de fabricantes de juguetes para adultos.  Las parejas, mujeres u hombres preguntan frecuentemente como mejorar la salud sexual  y aquí radica la pregunta, ¿es un mito o una realidad?, ¿realmente buscan mejorar la salud sexual?

Pues bien, según investigaciones y encuestas realizadas a consumidores de productos eróticos de diferentes puntos de Europa, la gran mayoría coincide en que busca mejorar su vida sexual aportando más vitalidad a su vida en general y esto es 100% cierto.

Los juguetes sexuales ya se utilizaban en la antigua Roma para facilitar el orgasmo en mujeres y hombres. Ellos sabían que llegando al orgasmo frecuentemente tenían menos probabilidades de contraer enfermedades. Antiguamente no había estudios que garantizaran la calidad de vida a través del sexo pero hoy en día, son muchos los estudios universitarios y de investigación, en los que se certifica que alcanzar el orgasmo frecuentemente disminuye el estrés, la depresión y potencia la felicidad y, en consecuencia, disminuye la aparición de enfermedades. 

Además, el uso de juguetes eróticos cada vez más innovadores hacen que llegar al orgasmos sea cada vez más fácil por lo tanto, la salud sexual es 100% una realidad.

Kassandra

sábado, 16 de enero de 2016

COMO ANILLO AL "DEDO"

Estamos acostumbrados a oír hablar mucho sobre los anillos para el pene, anillos sexuales, anillos para parejas, anillos vibradores, ... y por qué son tan increíbles, pero a veces puede llegar a ser complicado tener que elegir uno.

Las 4 cosas que debes tener en cuenta antes de ponerte un anillo para el pene.

Hay varias cosas a tener en cuenta antes de decidirse por uno y la decisión no es siempre intuitiva (aunque tampoco se trata de ciencia aeroespacial), así que hemos creído oportuno redactar una guía rápida para desvelar el misterio. Estos son los cuatro puntos más importantes a tener en cuenta:


1. ¿Dónde te lo vas a poner?
En realidad los anillos para el pene se pueden usar de dos maneras, dependiendo de las preferencias de cada uno: alrededor de la base del pene, dejando los testículos libres,  o abarcando el pene y los testículos, ajustándolo todo perfectamente. Los anillos que sólo rodean al pene se utilizan para mantener la sangre en él y proporcionar una erección mayor y más prolongada, por eso se utilizan los que ejercen una presión más fuerte. Los que incluyen los testículos, aunque también retienen algo de sangre, se utilizan para marcar más paquete y, en este caso, se utilizan anillos más elásticos. En cualquiera de los dos casos hay una gran variedad de formas y tamaños disponibles para satisfacer todos los gustos.

A la mayoría de hombres les gustan los anillos para el pene porque proporcionan una mayor sensibilidad, orgasmos más intensos y un sexo más duradero. Algunos incluso ejercen un masaje en la zona del perineo. Pero es que además, llevar un anillo puede hacer que el pene se vea más grande, ¿y quién no quiere eso, eh? 


2. ¿De qué está hecho?

Hay muchos tipos de anillos, algunos son elásticos, otros son de acero duro como una piedra y los hay hasta con correas y hebillas. Es muy importante conocer el tiempo que se pueden llevar puestos, según el material utilizado, para evitar problemas. Cada uno de ellos se usa de manera distinta, así que tenlo antes de comprarlo.

Los anillos elásticos son más fáciles de poner y sacar, aunque depende de la elasticidad del material. Recomendamos empezar con elastomero, SEBS o TPR, que son mucho más elásticos que la mayoría de las siliconas, y cuando tengas más práctica puedes probar otros materiales más caros. Cualquiera que sea el material que elijas, comienza estirando el anillo todo lo que puedas (sujétalo con seguridad para no dañarte) para facilitar su introducción y poder ajustarlo correctamente. En caso de emergencia, los materiales elásticos se pueden quitar con rapidez y facilidad, simplemente cortándolos con unas tijeras.

Los anillos de acero inoxidable, piedra u otros materiales rígidos son para usuarios más avanzados, ya que pueden quedar encajados y ser tremendamente difíciles de quitar. Cuando el pene está en plena erección, este tipo de anillos son salen con facilidad, así que ten cuidado. En este caso es imprescindible comprar la talla correcta.

Los anillos de cuero que se abrochan con hebillas son muy populares porque se pueden poner y quitar fácilmente. Las cintas se pueden ajustar a la presión deseada y al terminar se desabrochan en un instante sin problema. Pero suelen ser más bonitos que efectivos, si lo que buscar es mejorar tu rendimiento sexual, elige otro material que se ajuste mejor. También están los anillos ajustables que funcionan como una brida, ajustando según desees, que también es una muy buena opción.

3. ¿Cómo estás de vello por allí abajo?

Los anillos de pene, especialmente los fabricados de materiales elásticos, pueden causar tirones en el vello púbico al ponerlos y sacarlos. Te recomendamos el uso de un lubricante para mantener la zona lisa y resbaladiza, lo que facilita el deslizamiento del anillo por la piel del pene sin tirones ni pellizcos indeseados. Para anillos de silicona hay que usar lubricantes de base acuosa. Si es la primera vez que utilizas un anillo, o si se trata de un anillo metálico, recomendamos afeitarse toda la zona para eliminar por completo el riesgo de tirones de vello, todo depende de el nivel de comodidad que busques.

4. ¿Es un anillo vibrador?

Muchos anillos para el pene incorporan motores de vibración, a menudo diseñados para proporcionar a su pareja una mayor estimulación durante el acto sexual. Si tu pareja es una mujer, le permite disfrutar de la sensación vibratoria del anillo contra su clítoris, lo que puede ayudarla a alcanzar el orgasmo sin necesidad de estimularse ella misma. Sólo tenéis que aseguraros que el motor de vibración esté en la posición correcta para que tenga contacto con el clítoris. La mejor postura para ello es que la mujer se siente encima del hombre tumbado y realice movimientos adelante y atrás, no arriba y abajo.

Si tu pareja es un hombre, también puede disfrutar de la sensación de la vibración en sus genitales. Colócate el anillo con con el motor por debajo del pene para que haga vibrar los testículos de los dos cada vez que deis un empujón. 

Muchos anillos para el pene también tienen algún tipo de estimulación extra, así que si tú y tu pareja queréis experimentar nuevas sensaciones en vuestros genitales, podéis probar un anillo con textura o con dos motores. La diversión aumentará con sólo tocar un botón. 

Os deseamos las más placenteras experiencias...
http://www.lossecretosdekassandra.com/accesorios-para-el-pene-lp-1-50-familia-3/


Kassandra 
LSK Sensual Boutique
(Artículo extraído de Sugextions)



viernes, 28 de agosto de 2015

EL MISTERIO DEL ORGASMO FEMENINO

Los orgasmos son un misterio. Algunos se encadenan y otros se disfrutan lentamente. Hay orgasmos que se tienen de forma inesperada. A veces no cesan en intensidad y, a veces, son excesivamente evanescentes. De hecho, la única cosa en la que se parecen es en lo distintos que son.

Veamos sus formas esenciales: 



Orgasmo clitoriano. El 82% de las mujeres son capaces de alcanzar el clímax mediante la estimulación del clítoris. El porcentaje de mujeres que alcanza el clímax a través de la penetración, ni siquiera se acerca al de aquellas que obtienen el placer orgásmico por estimulación del clítoris. Por eso, lo ideal es alcanzar un orgasmo clitoriano antes de la penetración . Hará que el sexo resulte más natural y sea más placentero para ambos. ¡Pon un orgasmo clitoriano en los preliminares! -

Orgasmo del punto G.
El 24% de las mujeres nunca ha tenido un orgasmo por estimulación del punto G. Si ya los has alcanzado, ya sabes que son de lo más reales. Si todavía no los has tenido, ¡éste es tu momento! Busca una zona del tamaño de una pequeñita nuez en la pared frontal del interior de tu vagina; notarás que tiene una textura distinta. Acaríciala y aplica un poco de presión. -

Orgasmo doble.
El 76% de las mujeres que lo ha tenido, asegura que el orgasmo doble es más largo e intenso. Este tipo de orgasmo se alcanza por la estimulación simultánea del Punto G y del clítoris. Para muchas, también ha significado el descubrimiento de los orgasmos múltiples y la eyaculación femenina. Tiempo y relax: la clave para alcanzar los mejores orgasmos reside en la paciencia, la contención, el control y la capacidad de disfrutar nuevas sensaciones. -

Orgasmo múltiple.
El 30% de las mujeres dice que puede alcanzar orgasmos múltiples. Los orgasmos múltiples no son encadenados. Más bien, se trata de un estado en el que la sensación orgásmica hace que el clímax se pueda alcanzar ininterrumpidamente. Combina los placeres de la estimulación del clítoris y del Punto G por separado, hasta que alcances la cresta de la ola. Los orgasmos dobles también llegarán por la doble combinación del ejercicio de cuerpo y mente. -

Orgasmo expandido.
El 60% de los orgasmos expandidos provienen de la estimulación clitoriana. El orgasmo expandido, también conocido como orgasmo de cuerpo entero, es la experiencia orgásmica que sobrepasa el orgasmo regular. En la práctica, la sensación puede extenderse durante minutos. Presta mucha atención al ritmo respiratorio así como al control de la excitación, posponiendo el clímax has que sientas que tus vasos sanguíneos se llenan y tu cuerpo se estremece con un incesante hormigueo. Ése será el momento para gozar. -

Eyaculación femenina.
El 56% de las mujeres nunca ha experimentado la eyaculación femenina. También denominada emisión femenina o squirting, este tipo de orgasmo comprende casi los mismos mecanismos que se encuentran en la eyaculación masculina. No es fácil de alcanzar, pero muchas mujeres aseguran que es el más intenso de todos. Aprende cómo se comporta tu cuerpo. Las mujeres que han experimentado la eyaculación femenina dicen que la primera sensación se parece a la que se tiene cuando se orina pero no es así. Una vez que se supera esa falsa sensación, este tipo de orgasmo será tan satisfactorio como deseado.

Saber identificar tus orgasmos está perfecto. Seguramente estos apuntes de teoría, que he extraído de fuentes totalmente fidedignas, puedan ayudarte a clasificarlos cuando disfrutes de uno de ellos. Tener conocimiento sobre cómo funciona el placer femenino, te ayudará a alcanzar un máximo goce y tener una vida sexual todavía más satisfactoria. 

Aún con esto, sobretodo, y ya como apunte personal, no olvides lo más, lo más importante: 

Recuerda que, en el sexo, la mente requiere tanta estimulación como el cuerpo. Abre tu mente, excítala con fantasías y recréate en los pensamientos que te seducen. 

Cualquiera que sea el tipo de orgasmo que busques y alcances, siempre será distinto y único. No te obsesiones con alcanzar un tipo en concreto porque eso te vetará el camino para llegar a otro. Disfruta de cada uno que tu cuerpo te brinde porque no hay dosis más placentera de bienestar físico y mental, que un maravilloso orgasmo, sea del tipo que sea. 

Tienes múltiples formas de llegar al clímax, abandónate al placer, llévalo al límite y deja que las sensaciones orienten tu rumbo hasta el éxtasis. Viaja a la deriva orgásmica… 

No hay nada que te lo impida. BON VOYAGE… 

Kassandra 
LSK Sensual Boutique 

martes, 16 de julio de 2013

PITOPAUSIA???? NO, NO, ANDROPAUSIA


Todos sabemos más o menos lo que es la menopausia, ¿verdad?  Ese temido cambio femenino en que las hormonas y el cuerpo de la mujer sufren unos cambios propios de la entrada a la madurez.
Pero poco se habla de los cambios que sufren los hombres en esa edad. Sí, sí… porque ellos, vosotros, también los experimentáis.
Y cuando queremos hablar de ello, lo hacemos de un modo irónico utilizando el inventado término de “pitopausia”. Y cuando se utiliza esta palabra, a menudo nos referimos a una especie de crisis psicológica en que ciertos hombres (que no todos) pueden sentirse recelosos de estar haciéndose mayores y de perder la chispa de la juventud, por lo que alguno comete acciones más bien…mmm… ¿“juveniles”?  Entonces es cuando decimos: “A ése, le ha entrado la pitopausia! Jajaja…”
Pues eso.  Ese periodo menopáusico en las mujeres, también existe en ellos, en vosotros (que pesada soy con el “ellos-vosotros”, no?  Ok, lo dejaré de hacer) Decía… este periodo se llama andropausia. Y esta palabreja, llega afectando a vuestro estado físico y anímico también, al igual que a las mujeres.
Aparece entre los 40 y 55 años y, afortunadamente para vosotros, es un proceso mucho más gradual que en las mujeres y, además, no afecta por igual.
La testosterona (hormona masculina) va descendiendo. La señal más llamativa, cuando el descenso es más intenso, es la pérdida de vigor sexual. La libido puede bajar, así como la capacidad de erección.  Por favor,  por favor, que no os entre el pánico!!! No os pasa a todos y, si sucede, hay soluciones!
Hay otros síntomas que ayudan a identificar a la andropausia. Ya sé que os habéis quedado sobrecogidos con lo de la erección e inconscientemente habéis puesto la mano en vuestra amada espada pero, lo siento. Tenemos que seguir porque…. Hay más!
También es posible que se sufra pérdida de memoria y concentración, fatiga y propensión al desánimo, como irritabilidad Grrr o tristeza Snif…
Y encima, para colmo, se puede producir una redistribución de la grasa en el cuerpo, acumulándose en zonas como el abdomen. Vamos,  que se va al traste la tableta y sale el flotador ése que, desde atrás, se observa como si te hubieran crecido dos longanizas laterales y te preguntas… ¿pero esto, cuándo ha salidooooo???
Para más inri, puede darse también una pequeña pérdida de estatura y una disminución de la fuerza física…
Jodeeeeeeeeerrrr
Lo sé.  Ahora os estaréis preguntando: ¿Para qué carajo me pongo yo a leer, lo de esta tía? ¿Será cabro….? Ainnsss… Lo siento, de veras. Que conste en acta, por favor, que no lo he escrito para bajar el ánimo de nadie. Sencillamente he pensado que siempre escribo dirigiéndome más a las mujeres. Y sobre nosotras, también escribo respecto a nuestros cambios, necesidades o carencias así que… hoy he pretendido hacer lo mismo para con vosotros.
Otro día prometo escribir algo que os sea más agradable. O si no, también podéis visitar mi blog de relatos eróticos que seguro que allí se os subirá algo más que el ánimo. Jajaja… Sobre todo si lo visitáis antes de que os llegue la andropausia!!  Jajaja..  Anda, reíros conmigo que sólo intento poner una nota de humor.
Pero ATENCIÓN! Para finalizar tengo una feliz noticia:
Para combatir los trastornos de la andropausia, nada mejor que una dieta sana y equilibrada, practicar deporte y mantener una vida sexual activa!!! Por lo que,
VENGA!  MAMBO!!!
Ya veis… Hacerse mayor es parte del plan de la vida. Del ciclo de la vida, que diría el sabio Rey León.  Y tanto para vosotros como para nosotras es una faena pero es lo que hay. Pero  bueno… Peor sería no cumplir años, no??? Significaría que nos hemos muerto antes de disfrutar de mil y una cosas que todavía nos depara esta hermosa vida.
Asumido pues, que tanto unas como otros, un día entraremos en la meno y en la andro, vivamos intensamente cada día. Antes, durante y después de estas “pausias” puñeteras.
Porque como dice esa frase que me gusta tanto…
EL FUTURO QUE TANTO TE PREOCUPA, CADA DÍA QUE PASA SE CONVIERTE EN TU PRESENTE

Un beso, 

Kassandra
LSK Sensual Boutique

domingo, 2 de junio de 2013

Infidelidad.¿Por qué?

La infidelidad es un tema muy sensitivo que hoy en día es la razón de un gran porcentaje de las rupturas o divorcios en el mundo. 
Sus causas pueden ser innumerables y van desde emocionales, psicológicas, sociales, ambientales, culturales etc. Y no es lo mismo, cuando la infidelidad se produce en una pareja o matrimonio con muchos años de vida en común, incluso con hijos, a cuando ocurre en una pareja con poco tiempo de relación o noviazgo. 

En el caso de los matrimonios o 
relaciones largas, cuando uno de los miembros ha sido infiel, éste dice haberse aburrido o desencantado de la pareja, haber perdido la famosa “chispa”. No se trata de justificar la infidelidad pues es un compromiso que hemos tomado voluntariamente hacia nuestra pareja pero, como bien es cierto que el amor y el interés en algo no dura para siempre, vamos a intentar analizar objetivamente las causas de ésta. 

En las relaciones duraderas, hay personas que en los inicios de la relación, son las más atentas y cariñosas, cuidan su apariencia física y dan el todo por el todo por su pareja. Esta actitud con el tiempo va cambiando, ya sea por costumbre, por rutina, por la suicida idea de que ya está todo hecho, por la llegada de los hijos a los que se les presta entonces toda la atención u otras causas.
Tratar de cambiar lo menos posible a la otra persona y tratar de ser nosotros mismos siempre, desde el inicio de la relación. Y aunque en el transcurso de nuestra vida, iremos cambiando, por los años y las circunstancias que vivamos, debemos luchar para que nuestra esencia no cambie y continuar siendo aquella persona que enamoró a nuestra pareja. Si en los inicios, vendemos una imagen encantadora sólo para conquistar y luego de casados sacamos el verdadero yo, no pasará mucho tiempo antes de que la relación entre en un precipicio sin fondo. 
Estos cambios de actitud con la pareja, son paulatinos y van afectando poco a poco el convivir y hacen que la otra parte se aburra o decepcione. El amor de pareja depende en gran medida de cómo lo cuidemos y sepamos llevar nuestra relación. A no ser que se haya tenido siempre en cuenta que la pareja es un tesoro que hay que cuidar, cuando se detecta esta apatía de pareja, la relación amorosa está tan deteriorada que prácticamente no existe. Existe la relación de compañeros de piso (o de hipoteca), la relación “papá y mamá”, incluso una relación de amistad. Aunque el cariño mutuo y el amor común por los hijos, permita muchas veces, continuar con una convivencia agradable, OJO, hay que ser consciente de que la pérdida de la pasión o de la intimidad como pareja, convierte esa relación en una bomba de relojería. 
Todos deseamos sentirnos vivos y la pasión es una de las sensaciones más vivas que existen. Algún día, ese vacío interno tan íntimo puede llegar a ahogarnos y tarde o temprano, puede aparecer alguien externo que llame tanto nuestra atención que surja la posibilidad de ser infiel. 
Así pues, si se llega a ese punto, es vital reconocer esa carencia, por doloroso que pueda resultar. Hacer como que todo es perfecto y no buscar la comunicación con la pareja a fin de buscar una solución, es el error más grande que se puede tener y, desgraciadamente, el más frecuente. Hay que ser consciente de que será verdaderamente difícil salir de esa desidia. Lo más fácil es será culpar al otro pero, si todavía quedan restos de aquel amor mutuo, se supone que debe primar la comunicación y el entendimiento. Hablando como pareja y tomando medidas a tiempo, todavía será posible recuperar lo perdido. Costará, requerirá un gran esfuerzo por parte de los dos pero, remando juntos en la misma dirección, se puede conseguir. 
En la mayoría de los casos (repito: en la mayoría, no siempre, que no todas las personas somos iguales), este vacío acostumbra a ser en las mujeres, por una carencia emocional, no sentirse amadas, comprendidas o valoradas. En cambio, en los hombres, generalmente, la insatisfacción es más de carácter sexual. Necesitan o desean sexo con más frecuencia del que a su pareja le apetece. 
Vuelvo a repetir que este argumento es en general. Pero rotundamente, es lo más frecuente. Mi experiencia de varios años como asesora erótica, me lo muestra día a día, reunión a reunión. En las charlas, en las conversaciones que se producen en éstas. 
Y es que es el pez que se muerde la cola… Mujer: No me apetece porque nunca es cariñoso conmigo. Sólo cuando quiere sexo. Hombre: ¿Cómo voy a ser cariñoso, si siempre me está diciendo que no? 
Al margen del tipo de carencia que sea, lo que cuenta es que se deseará a esa nueva persona porque parecerá tener todas las cualidades que echamos de menos en nuestra pareja. Entonces ya sólo primará, la lucha interna entre “tus olvidadas mariposas” que ansían revolotear de nuevo y tu sentido del compromiso y de la fidelidad. En algunos casos, gana el compromiso de la promesa que hiciste a tu pareja. De esos casos, a veces la victoria es porque queda amor todavía pero, tristemente, otras veces la fidelidad se mantiene SÓLO por miedo a ser descubiertos y poder perder todo lo construido. Si existiera la posibilidad de ser infiel con la seguridad ABSOLUTA de que jamás se sabrá, el número de infidelidades crecería vertiginosamente. 
Otras veces, en cambio, el revuelo de las mariposas resulta tan atronador, que sólo ellas consiguen la victoria porque el sentimiento de pasión, amor o deseo es ensordecedor y no permite escuchar al entendimiento. 
Hay otras causas que simplemente son sociales, ya sea por presión de grupo o simplemente por el ejemplo que tuvieron. Estas personas sencillamente no están ni estuvieron comprometidas nunca con la palabra “monogamia”. 
Personalmente me pregunto si el ser humano lleva en sus genes, la monogamia o ésta es una lucha “anti-natura” contra su verdadera naturaleza. 
Hay personas que creo no pueden luchar contra un instinto primitivo o animal, como es el instinto de cazador. Parece una tontería pero no lo es. Es la esencia de los inicios de ser humano. 
Hay hombres y mujeres que necesitan esa sensación de seguir sintiéndose cazadores, atractivos o deseados. Quizás ya ni tenga que ver con la infelicidad con su pareja, sino con una insatisfacción consigo mismos que sólo se sacia al comprobar que siguen siendo activos en el terreno de la conquista y “la caza”. 
Quizás la fidelidad es, más bien, un compromiso creado por nuestra sociedad y cultura. No sé... 
 El ser humano ansía sobre todo, amar y ser amado. Sentir permanentemente “mariposas revoloteando” en nuestro estómago. Pero seamos realistas, por Dios, esa sensación es la fase de enamoramiento en la que la pasión y el deseo ciegan nuestro corazón, nuestro entendimiento y todo nuestro ser. Nos encontramos en estado de idiotez total, románticamente cursis y con un estado de ánimo tan variable que cualquier palabra o gesto de la persona amada, puede llevarnos de la felicidad más infinita al dolor más insoportable. Seguramente, si esa fase de enamoramiento durase eternamente, creo que nos consumiríamos física, mental y hasta laboralmente, porque durante ese periodo toda tu energía se enfoca en el ser amado y pocas cosas somos capaces de hacer bien al 100%, si no tiene que ver con nuestro Romeo o Julieta. 
Y ahí está la clave… Cuando se adquiere este compromiso, es una decisión que se toma en la anterior citada fase “de las mariposas” pensando que esa sensación va a continuar existiendo permanentemente. 
Y hay que ser conscientes de que una relación duradera, no vivirá permanentemente en esa fase de enamoramiento inicial. A ésta seguirán otras donde se irán añadiendo la complicidad, el deseo de compartir proyectos futuros y un amor más sereno y más sólido. Pero ese amor jamás deberá dejar de lado la pasión y la intimidad porque, si no, tarde o temprano, uno de los dos la echará de menos, en mayor o menor grado. Así que ese amor debe ser sólido y fuerte, tan mimado y cuidado diariamente, que en la balanza compense siempre a cualquier mariposa. Y no por conveniencia o miedo a perder una estabilidad, si no porque de verdad nos aporte una felicidad tan amplia en nuestra vida que la mariposa, por bonita y colorida que sea, no pueda competir. 
La persona que engaña siempre encontrará una justificación como las mencionadas en los primeros párrafos de este artículo, y puede que hasta cierto punto esté en lo correcto pero una infidelidad nunca es o debe ser la salida a nada. 
Porque el matrimonio o la relación que se tenga (no importa como se llame mientras exista el deseo de ser solo dos), está basada en una decisión. En una decisión de ser fiel y estar allí en las buenas, en las malas y en las peores. 
Y cuando se confía en la otra parte, en ese acuerdo íntimo entre ambos, el descubrir la traición puede resultar tan doloroso para el “engañado” que incluso algunas personas buscan de salida hasta la muerte. Otras se deprimen tanto o sienten tanta culpa, que afectará a sus posibles relaciones futuras, pues pierden la confianza en el sexo contrario. Otras caen en una depresión de la cual es muy difícil salir. 
Consumada una infidelidad, viene la pregunta del millón: Perdonar o no? 
Decían antes que “hombre fiel no hay y que toda mujer que se case tiene que saber que en algún momento el hombre le será infiel; pero que el hecho que “tiren una canita al aire” no los hace del todo infieles; infieles se les llama a los que dejan su hogar y faltan a su palabra por irse con otra” 
Bufff!!! Perdona? Difícil pensar así, a no ser que seas de aquella época. Será cierto o no? Lo dejamos a cada cual… 
Lo cierto es que perdonar una infidelidad no es nada fácil. Primero debemos hacer las paces con nosotros mismos y aceptar los hechos tal cual fueron y sin adornos. Luego que hayamos tocado fondo, es decir, después de haber llorado y desahogado nuestras rabias y angustias, debemos evaluar si nos conviene o no (emocionalmente hablando), perdonar y seguir adelante o dejar todo hasta ahí. Eso claro, si la otra persona desea seguir con nosotros y está pidiendo otra oportunidad. 
Si se decide perdonar, es primordial superar en común ese episodio. Enterrarlo en lo más profundo, hacer como que nunca ha pasado y no hablar de ello, seguramente se convertirá en un rencor oculto que, tarde o temprano, explotará de un modo u otro. Esa pérdida de confianza debe recuperarse y, si la pareja no lo consigue sola, debe buscar ayuda para entender qué ha pasado, por qué se llegó a ese punto y como crear unos nuevos cimientos en la relación . 
También hay que recordar que la tercera persona (con la cual se ha sido infiel), no es el culpable de todo. Esta persona no es la que tiene el compromiso con nosotros, este compromiso lo tenía nuestra pareja. A esa persona no le interesa si nos lastima o no, pues no tienen un vínculo con nosotros; ese vínculo pertenece al matrimonio del cual solo forman parte tu pareja y tú. Además quien sabe que le habrá dicho tu pareja? Quizás dijo que era divorciado/a o soltero/a… En fin, el/la responsable es quien falta a la decisión tomada de ser fiel. 

Ya me despido. Si estas líneas, te ayudaron a reflexionar, me doy por satisfecha. 
Y si tienes pareja, te animo a que evalúes como está tu relación. Si crees que algo es mejorable, actúa y trata, desde hoy, de hacer un cambio en tu vida de pareja. 
Evita la monotonía y rutina. Continúa o lucha por volver a ser la persona de la que se enamoró él o ella. 
Cuida a tu hombre. Cuida a tu mujer. Mima a tu pareja, cuida tu presencia física, sé respetuoso hacia ella y procura estar pendiente de sus necesidades como persona. Siempre digo en las reuniones: “no dejes que los zapatos de fuera, se oigan más fuerte que las zapatillas de dentro…” 
Los besos y los abrazos no deben dejarse sólo para los momentos sexuales o ratos de cama. A cualquier hora serán bien recibidos porque éstos no sólo sirven para transmitir deseo, si no también amor, cariño y comprensión. El contacto físico es tan importante… 

Como decía una vieja canción… "El amor y la pasión, son como las golondrinas. Que hay que darles de beber en cada esquina, amor, en cada esquina" 
Recuerda y canturréala cada día en tu corazón... 

Un beso, 

Kassandra
LSK Sensual Boutique